Uno de los procedimientos más usados para el diagnóstico o tratamiento en el abdomen es la llamada laparoscopía, la cual consiste en la introducción de un conducto largo flexible (laparoscopio) en la cavidad abdominal, a través de un pequeño corte en la piel y músculos, debajo del ombligo o por encima. Este procedimiento quirúrgico es poco invasivo que una cirugía abierta, y dependiendo el caso y los cuidados, la recuperación es más rápida.




El laparoscopio es un instrumento flexible que cuenta con un sistema de iluminación, así como una pequeña cámara de video que permite ver en vivo el área designada, a través de un monitor.




La laparoscopía se utiliza para diagnosticar cuadros abdominales en los que se sospecha de masas tumorales, toma de muestra de tejidos, cicatrices, adherencias, derrames, etc. Esta técnica se ha vuelto cada vez más frecuente por su gran utilidad en intervenciones para derrames, extirpación de vesícula, abscesos, control de hemorragias, etc.




Si quieres conoce más acerca de este tema, envíanos un correo electrónico: doctorfgh@gmail.com